Es una maloclusión llamada comúnmente como “dientes salidos”, se presenta cuando los dientes incisivos superiores quedan muy por delante de los inferiores. Como consecuencia se genera una sobremordida en el paciente y suele venir acompañada de incisivos muy grandes, mal posicionados o apiñados.

La protrusión dental se puede evidenciar en la infancia al notar que los dientes (incisivos) quedan hacia afuera dificultando incluso cerrar correctamente la boca. Siendo el momento ideal para buscar una buena atención odontológica que permita corregir este problema. Si no sabes como encontrar un profesional calificado para ello, te recomendamos leer nuestro post sobre mejores dentistas en Gijón que ofrece orientación al respecto, ya sea que estés en esta ciudad u otra.

Causas y consecuencias de la protrusión dental

Hay causas de la protrusión dental que pueden depender de las acciones de la persona y otras que son inevitables, todo dependerá del caso de cada paciente. Por lo que, es importante abstenerse de practicar hábitos que favorecen su desarrollo, como se verá más adelante. Y si ya tienes los dientes salidos será momento de acudir a un especialista para no sufrir las consecuencias de este problema.

Causas genéticas de la protrusión dental

Hay factores hereditarios que causan que el maxilar superior quede más adelante que el inferior, evitando que las piezas dentales encajen correctamente; suele pasar cuando los padres sufren de esta maloclusión. Dependiendo del caso, incluso los incisivos superiores llegan a estar más adelantados que los inferiores hasta por un centímetro.

En algunas personas el presentar una deglución atípica se convierte en un factor genético que favorece el desarrollo de la protrusión dental. Ya que, la lengua queda mal posicionada al tragar, lo que causa que se empuje los dientes superiores.

La presión constante generada en los dientes de la persona ocasionan que se desplacen hacia delante. Por lo tanto, se requiere la intervención de un buen dentista y logopeda para su tratamiento, por lo que la elección del lugar correcto para su tratado es esencial para ver resultados favorecedores; puedes usar nuestra guía sobre cómo elegir la clínica dental correcta para orientarte al respecto.

Hábitos que fomentan la protrusión dental

Especialmente durante la infancia es donde los malos hábitos fomentan la aparición de problemas dentales como la protrusión. Una de las causas más comunes es el chupar dedo con regularidad, una actividad recurrente en bebés incluso cuando duermen; sucede algo similar cuando se trata del uso del biberón o chupete. Por lo tanto, es mejor comenzar a trabajar en la pérdida de estos hábitos cuando el bebé alcanza el año de edad.

Debido a que estas simples acciones resultan un verdadero problema, porque en los primeros meses de vida los huesos aún están en formación. Por lo que, chuparse el dedo ocasiona que se afecte el buen desarrollo óseo, lo cual se deriva en situaciones de maloclusión, como la mordida abierta y protrusión.

¿Qué consecuencias tiene el padecer de protrusión dental?

Así como se presentan las consecuencias de la falta de dientes a nivel estético, sucede lo mismo con la protrusión dental. Lo que a su vez genera que se perjudique la autoestima y seguridad de la persona, por estas razones se dificulta el desenvolvimiento a nivel social, por lo general.

Adicionalmente, hay otros inconvenientes como los problemas de masticación, ya que los dientes inferiores y superiores no encajan. Una consecuencia común es la imposibilidad de cerrar la boca, lo que genera que los incisivos estén más vulnerables a sufrir una fractura si la persona tiene alguna caída.

Protrusión dental en adultos

La protrusión dental si bien suele relacionarse con niños, también hay adultos que sufren de este problema. Ya que, durante la infancia o adolescencia no fueron sometidos a los tratamientos correspondientes para su solución. Lo cual, ocasiona que pacientes adultos deban ser evaluados por el odontólogo para determinar el tipo de tratamiento adecuado para su situación.

Lo que ocasiona muchas veces la necesidad de aplicar medidas más drásticas para solventar en definitiva la maloclusión. Por lo que, puede tratarse desde la recomendación de un tratamiento simple hasta otro más complicado como una cirugía oral.

Porque, como se ha mencionado, la fractura de los incisivos superiores es un riesgo real que presentan estas personas al tenerlos más expuestos. Incluso, el desarrollo de problemas periodontales a causa de un incorrecto cierre de los labios es una situación que algunas personas sufren, por lo que su tratamiento debe ser inmediato.

Tratamiento para protrusión dental

Cada paciente tiene cierta particularidad que influye en la decisión del especialista sobre el mejor procedimiento a seguir. Se puede tomar como ejemplo los tipos de implantes dentales que existen para solucionar la ausencia de dientes, ya que determinadas opciones son más convenientes en determinados pacientes.

Con la protrusión ocurre lo mismo, la elección de un procedimiento va a variar según la edad de la persona y gravedad del problema, en este caso. Porque si bien la ortodoncia es el tratamiento más común para corregir los dientes salidos, hay situaciones donde esto no basta para solucionarlo.

Protrusión dental en niños

Siempre los problemas dentales son mejor tratarlos durante la infancia, las visitas odontológicas periódicas ayudan a detectarlos a tiempo. Entre los 5 y 6 años de edad es un buen momento para asistir por primera vez y saber si hay una protrusión dental a tratar u otra situación.

Si efectivamente hay dientes salidos, se debe llevar con un ortodoncista para que evalúe el caso específico y determine que tratamiento es mejor. La ortodoncia interceptiva es una solución ideal para niños con protrusión dental que, además evita sufrir situaciones más graves a futuro; cuando se culmina el tratamiento con ortodoncia se recomienda usar retenedores para un mejor resultado.

Tratamiento para dientes salidos en adultos

Debido a que después de los 12 años de edad el desarrollo esquelético ha terminado, se complica un poco más el tratamiento en ocasiones. Por lo que, cuando el problema tiene origen esquelético se suele recomendar la cirugía ortognática para su solución.

Pero, no se trata solo de esto, la ortodoncia se suele utilizar posteriormente. Así se corrige la posición de los huesos y de los dientes en su arcada.

Dentro de la ortodoncia se suele recomendar brackets metálicos u ortodoncia invisible para un mejor resultado estético. Luego de culminar esa fase, se usan retenedores que deben cambiarse antes de los 7 meses para que los dientes conserven su correcta alineación.

Si crees que presentas protrusión dental, en la Clínica Dental Palomero te ayudamos a solucionar este problema. Con los mejores especialistas y tratamientos para que mejores la funcionalidad y estética de tus dientes.