El desgaste dental es un problema que ocurre a medida que se envejece. Las piezas dentales comenzarán a erosionarse y afectar tanto el esmalte, como la dentina. Este proceso ocurre de forma natural. Pero, cuando aparece prematuramente, puede ser el signo de una enfermedad dental, malos hábitos, estrés constante o consumo excesivo de alimentos y bebidas ácidas.

Las causas del desgaste dental y pueden afectar a hombre y mujeres. Recibimos una gran cantidad de casos de pacientes con diferentes grados de pérdida de esmalte y dientes astillados. Para determinar un tratamiento efectivo según las características dentales de la persona.

Si notas que tus dientes comienzan a desgastarse, acude inmediatamente a un dentista, sobre todo si es prematuro. En la Clínica Dental Palomero estamos comprometidos con Gijón y todos nuestros clientes, por eso queremos ampliar tu información con respecto a este tema y resolver tus principales dudas antes de solicitar una cita con un especialista.

¿En qué consiste el desgaste dental?

El desgaste dental es la pérdida progresiva de la capa externa de los dientes, es decir, el esmalte. Su función principal es proteger las piezas dentales de microorganismos y estímulos que pueden perjudiciales. Es una capa traslúcida y firme que posee hidroxiapatita. Tiene entre 2 y 3 milímetros de grosor.

El daño en el esmalte no solo tiene un efecto directo en la estética de la sonrisa, sino también en la funcionalidad de los dientes que la padecen. Cuando una persona sufre de un desgaste dental severo, las estructura de la dentadura estará comprometida.

Normalmente, ocurre debido al envejecimiento. Lo que significa que un porcentaje importante de los pacientes que sufren está afección son mayores de edad. Sin embargo, puede ocurrir de manera prematura y ser un signo de alguna patología dental o la consecuencia de malos hábitos alimenticios y de higiene bucal.

¿Qué síntomas indican el padecimiento de desgaste dental?

Cuando la capa protectora del diente comienza a desgastarse, mostrando la tonalidad natural de la dentina. El primer signo de la afección es el tono amarillo de las piezas dentales afectadas. Si tienes una higiene bucal deficiente, puede que esta señal pase desapercibida.

Por eso debes prestar atención a otras señales. Es común que las personas que padecen de desgaste dental tengan sensibilidad ante las temperaturas bajas y altas. Esto se debe a que la dentina queda expuesta. Sentirán dolores agudos al comer ciertos tipos de alimentos.

Otro signo es el cambio de la forma del diente. La firmeza de la pieza dental se pierde junto al esmalte. Por lo que es frecuente que aparezcan fisuras, fracturas o una disminución de tamaño del diente. La pérdida de la estructura ocurre en casos severos.

¿Cuáles son las causas del desgaste dental?

Tal como explicamos con anterioridad, las causas del desgaste dental son variadas. Las principales son:

Bruxismo

El Bruxismo es un hábito altamente dañino para los dientes. Consiste es apretar y rechinar las piezas dentales de manera involuntaria, generalmente durante las horas de sueño o descansos. Su origen puede variar, pero se relaciona con los altos niveles de estrés diarios. La erosión es provocada principalmente por la presión al apretar los dientes.

Mala oclusión

Otra causa del desgaste dental son los problemas de oclusión. Cuando se presenta una malposición de las piezas dentales o los maxilares, se producen contactos que generan fricciones excesivas. Es llamado atrición y ocurre principalmente durante la masticación. El desgaste se acelera si la persona padece de bruxismo.

Técnica de cepillado

Una técnica deficiente de cepillado es capaz de desgastar el esmalte dental. En situaciones normales, la rutina de limpieza bucal completa, junto a la utilización de cepillos con cerdas suaves, son beneficiosos para los dientes. Se elimina de manera eficiente los microorganismos y bacterias que dañinas para la salud dental.

No obstante, cuando no se tiene una correcta técnica de cepillado, donde además se use un cepillo de cerdas duras, el esmalte comenzará a desgastarse. Nunca deben ejercer demasiada presión durante la limpieza dental, pues puede ser extremadamente perjudicial.

La agresividad al cepillarse no solo es capaz de dañar el esmalte, también puede generar la retracción de las encías, donde la raíz del diente queda expuesta a las bacterias y la placa. Cabe señalar que no hay remedios caseros que solucionen el daño en los tejidos blandos, pues no se regeneran, si el caso es grave se requerirá de métodos como la cirugía de encía.

Asimismo, puede provocar la abrasión dental, en el cual se altera la estructura dentaria. La técnica de cepillado agresiva es no es el único método de limpieza que puede desgastar las piezas dentales. El uso de palillos para retirar los restos de comida se desaconseja por el efecto negativo que tiene sobre el esmalte y la posición de los dientes.

Hábitos y trastornos

Con respecto a los hábitos alimenticios, el desgaste dental puede aparecer si se ingiere de manera regular alimentos ácidos o bebidas carbonatadas. Esto es extremadamente perjudicial para los dientes, ya que además de crear el ambiente perfecto para la proliferación de bacterias, pueden disminuir el grosor del esmalte.

Disminuye la cantidad de limón y otros ácidos de tus comidas para evitar el desgaste prematuro de las piezas dentales. Por otro lado, las personas que padecen trastornos alimenticios, tienen altar probabilidades de sufrir diferentes tipos de problemas dentales.

La causa son los jugos gástricos, los cuales son extremadamente ácidos y dañinos para la garganta y los dientes. Si vomitas una vez debido a mareos o mala digestión, no habrá un daño exponencial. Los problemas empiezan cuando son recurrentes, por eso las personas con desórdenes alimenticios y trastornos digestivos tienen más posibilidades de sufrir de desgaste dentario.

Poca higiene dental

Las bacterias dentales desgastan el esmalte dental y la dentina, además de provocar daños en las encías y, en casos graves, el hueso maxilar. Esta es la razón por la cual se debe tener una correcta higiene bucal, donde se cepillen los dientes después de cada comida y hacer uso de enjuague bucal e hilo dental.

Si quieres conocer más sobre este tema o similares, te invitamos a navegar por nuestro blog, donde tenemos artículos que hablan de temas como las soluciones para las encías retraídas.