Las coronas dentales artificiales son esenciales para devolver la apariencia y funcionamiento de una dentadura. Estos se usan ampliamente en el área de implantología porque permiten sustituir un diente o protegerlo de un deterioro mayor. Gracias a este elemento, las piezas dentales dañadas pueden conservarse y así evitar su caída. Tienen una ventaja estética, pues su aspecto natural permite que la sonrisa se recupere.

Pueden ir en los diferentes tipos de implantes dentales o sobre el diente, esto será determinado por el especialista, quien realizará un estudio del diente afectado para establecer un tratamiento que se adecue a la situación de paciente. En Palomero, una de las mejores clínicas de implantes dentales de Gijón, te explicaremos qué son las coronas y cuándo se utilizan. Es importante que tengas esta información en caso de que requieras este tipo de prótesis dentales.

¿Qué son las coronas dentales?

Las coronas dentales son unas prótesis que van sobre un diente o en implantes. Dependiendo del caso, puede cubrir la totalidad de la pieza dental afectada y cumplir con las funciones de masticación que necesita el paciente. Esta funda puede ser hecha con diferentes tipos de materiales, todas tienen la finalidad de proteger el diente dañado. Su aspecto es natural y pueden llegar a durar hasta 25 años con los cuidados adecuados.

Esta es una opción que toman los odontólogos cuando el paciente presenta una pérdida extensa de la dentina y el esmalte. En el caso de ir sobre un implante, significa que ocurrió una caída de la pieza natural o fue extraída por un daño irreversible. Cuando actúa como funda, mejora la estética de la dentadura. Algunos recomiendan realizarse un blanqueamiento dental, es caso de cumplir con los requisitos, antes de realizarse este tipo de procedimiento. La razón es porque no se aclaran con dicho tratamiento.

Cabe mencionar que uno de los factores que pueden llegar a impedir que una persona no sea apta para las coronas dentales es tener una mordida u oclusión desalineada. Esto puede provocar que la prótesis sufra daños o fracturas. Generalmente, se requieren de dos visitas al dentista.

Primera y segunda cita

En la primera cita, el especialista adormece los dientes que se encuentran alrededor de la pieza que va a ser intervenida. Posteriormente, se procederá a efectuar una limpieza en la que se extraen caries, restauraciones antiguas o que han sufrido daños, etc. El diente que tendrá la funda será modificado para prepararlo para la corona.

Es común que se tomen impresiones que servirán como guía para la creación de la corona dental de porcelana u otro tipo. Muchas clínicas dentales utilizan un escáner digital para esta acción debido a su precisión, pero aún pueden hacerse desde el propio consultorio. La impresión puede realizarse en la primera o segunda cita, esto dependerá del especialista.

Cuando se termina de arreglar el diente, se coloca una corona temporal. En la segunda cita, el dentista lo reemplazará con el permanente. Se harán las verificaciones correspondientes para comprobar que todo esté correctamente hecho y ajustado. Finalmente, se empleará un material especial para adherir la corona al diente.

¿Qué tipos de coronas hay?

A diferencia de otros procedimientos estéticos como las carillas, las coronas dentales sí cumplen con una función dental relevante. Normalmente, son empleadas en premolares y molares. Debido a estas características, estas fundas deben ser capaces de soportar el proceso de masticación.

Los materiales usados para hacer coronas son altamente resistentes al tiempo y el uso. Dependiendo de las necesidades del paciente, el dentista recomendará un tipo específico de material. Los más utilizados son los de zirconio y porcelana porque ofrecen un aspecto más natural y estético, además de ser sumamente resistentes. Esto hace que sean perfecto para la sustitución de los dientes anteriores.

Zirconio

El zirconio es único que puede adaptarse a la tonalidad de los demás dientes adyacentes. Es muy difícil diferenciar un diente artificial hecho de con este material, de uno natural. Ofrece resultados armónicos donde dicha pieza no se sentirá diferentes a las originales. Además de la ventaja estética, es extremadamente fuerte y resistente. Gracias a sus particulares características, diminuye las posibilidades de un desarrollo de bacterias en la encía y sensibilidad a las temperaturas.

Porcelana

Puede emplearse una que sea 100% porcelana o metal-porcelana. Se recomienda este estético material debido a su compatibilidad y resistencia al tiempo, con buenos cuidados pueden durar más de 20 años. No obstante, es recomendado a pacientes que no sufren problemas como el bruxismo, ya que la presión y fricción generada puede fracturarla.

En el caso de la metal-porcelana, su resistencia es aún mayor debido a las propiedades del metal, los cuales pueden ser oro, titanio, cromo-cobalto o platino. Normalmente, la parte metalizada se coloca en la parte interna de la boca para que solo pueda percibirse la de porcelana. Otro material que suele utilizarse es el disilicato de litio, que está hecho de vidrio y cerámica. Se emplea en dientes anteriores y posteriores. Su dureza y cualidad estéticas son sus principales características.

¿En cuáles casos se recomiendan las coronas dentales y cuánto duran?

Las coronas dentales suelen ser una solución cuando el paciente tiene un problema dental grave. Uno de los casos más comunes es la mala higiene bucal, la cual puede provocar la aparición de caries que van erosionando y debilitando las piezas naturales. Si es muy grande y no puede sostener relleno, se emplea las coronas. Lo mismo sucede con los dientes que tienen una fisura o rotura significativa.

Si la persona padece de bruxismo y tiene los dientes severamente desgastados, entonces se emplea este procedimiento en un intento de preservarlos. También, se puede usar para fines estéticos, solo en caso de tener dientes muy descoloridos, manchados o presentan alguna deformidad.

El especialista determinará si el paciente es apto para una corona dental, además de que explicará cuál es la mejor solución, utilizarla como funda protectora o sobre un implante. En cuanto a la duración, sin importar el material, las coronas tienden a resistir una gran cantidad de años, llegando a superar los 25 años con buen mantenimiento y cuidado.

Si tienes dudas sobre el tema o requieres de una corona dental, contáctanos llamando al 985 35 07 14. Responderemos tus preguntas y atenderemos tu caso con profesionalidad.