Las carillas dentales son uno de los tratamientos más controvertidos en estos últimos años. En las redes sociales, cientos de influencers suben videos mostrando sus carillas y recomendándolas a sus seguidores. No obstante, el principal problema es que este procedimiento solo se indica para cierto tipo de casos, no es como el blanqueamiento dental o una limpieza profesional, los cuales pueden ser solicitados por la mayoría de personas.

Al ver el crecimiento desmedido de este procedimiento, muchos odontólogos han intentado aclarar que las carillas de porcelana u otro tipo, solo deben ser utilizadas por quienes lo necesitan. Si alguien con una dentadura sana se hace este tratamiento, sus piezas dentales se deterioraran de manera irreversible. Lo mismo sucede con las personas que solicitan ortodoncia sin requerirlo, sus dientes pueden llegar a sufrir daños severos.

Hay clínicas sin ética que no explican esta situación a los pacientes y continúan realizando el tratamiento. Para evitar esta situación, en Palomero queremos explicarte cuándo deben ser usadas las carillas y bajo qué condiciones están indicadas.

¿Qué son las carillas dentales?

Las carillas dentales son unas finas prótesis dentales de porcelana o resina que ayudan a mejorar la sonrisa del paciente que la necesita. Se adhieren a los dientes frontales naturales por medio de un pegamento especial. Su principal objetivo es brindarle a los dientes un aspecto amónico y estético. Al igual que muchos tratamientos dentales, las carillas son hacen a medida de cada persona. Esto significa que son personalizados. Se busca la naturalidad.

Como puedes observar, su función es embellecer la dentadura, no afecta o mejora la funcionalidad de la dentadura. Están recomendadas para aquellas personas que no reúnen los requisitos para hacerse tratamientos como el blanqueamiento dental o a quienes tienen ciertas malposiciones y decoloración dental. El grosor de las carillas pueden variar según el caso, si se trata de un caso donde los dientes son demasiado amarillos, puede que tengan una anchura mayor a 1 milimetro.

También, es importante tener en cuenta que, dependiendo del tipo de material, el procedimiento para colocarlas cambiará ligeramente. Es un tratamiento sin dolor, el cual puede abarcar la totalidad de los dientes, si el caso lo requiere, o únicamente una pieza dental. Todo dependerá de la situación de la persona.

¿Quiénes puede colocarse carillas dentales?

Tal como hemos dicho antes, las carillas tienen una función principalmente estética, por lo que están recomendadas para quienes que tienen:

  • Coloración o decoloración dental: Una persona cuyos dientes estén extremadamente manchados debido a la mala higiene, ingesta de alimentos y bebidas como el café o el té, antiguos traumatismos o empastes, puede solucionar su problema estético con las carillas. Sobre todo si no reúne los requisitos para un blanqueamiento. La pigmentación también puede ocurrir por malos hábitos como el tabaco.
  • Dientes no alineados: Si el paciente posee dientes no alineados por haber tenido un conjunto de malos hábitos miofuncionales durante su crecimiento, es probable que pueda mejorar su estética dental con carillas. También, puede ocurrir debida a traumatismos durante la etapa de crecimiento o por causas genéticas.
  • Desgaste: El desgaste ocurre por diversas causas. Una de las más recurrentes es la fricción y presión causada por patologías como el bruxismo. El diente disminuye su de tamaño, llegando incluso a estar casi a la par de la encía en casos severos. Puede provocar daños en el color y el brillo, además de la posibilidad de generar fisuras en el esmalte.
  • Abertura dental y diastemas: Un problema frecuente entre los pacientes es la excesiva apertura entre los incisivos centrales. Puede producirse por diversas causas, aunque la más frecuente es cuando los dientes laterales tienen un tamaño más pequeño, haciendo que los centrales se desplacen en un intento de disminuir el espacio.
  • Fisuras y astillamiento dental: La grietas, fisuras y el astillamiento puede originarse por traumatismos, morder alimentos u objetos duros, o por bruxismo.

¿Es recomendable utilizar carillas?

Las carillas dentales pueden ser una alternativa a otros tratamientos, pero es importante tener en cuenta que lo único que se resolverá es la estética de la sonrisa, más no el problema de origen. Si los casos de las personas que solicitan carillas son graves, como una extensa y profunda fractura del diente, lo mejor es realizarse otros procedimientos. Asimismo, no se recomienda a quienes poseen todos sus dientes sanos y sin problemas estéticos.

Una de sus ventajas es que soluciona los problemas cosméticos menores, pues camuflan dientes astillados, aperturas dentales, coloración, etc. Con ellas nadie se dará cuenta de que tienes un defecto en los dientes. También, evitan que los dientes naturales continúen pigmentándose, pues estas prótesis son resistentes a las manchas provocadas por cierto tipo de alimentos y bebidas.

Pero, debes tener en cuenta que este es un procedimiento irreversible. En muchas ocasiones, los especialistas tienen que efectuar una intervención dental para que las carillas puedan adherirse a la superficie de los dientes. Se podría eliminar la capa exterior del esmalte para darle espacio a la prótesis. Aunque esto depende del material empleado.

Carilla de porcelana

Las de porcelana requieren que los odontólogos hagan una técnica de corte llamada bisel entre la encía y el diente. Esto permite que la carilla esté correctamente sellada, evitando problemas de adaptación que resulten en una desmedida acumulación de bacterias. El especialista podría pulir los bordes de las piezas dentales para darles un aspecto más redondeado y así prevenir que las carillas se fracturen.

Esta es una de las razones por cuáles indicamos que este procedimiento es irreversible. Una vez hecha la intervención, tus dientes naturales siempre tendrán este aspecto, por lo que dependerás de las carillas para tener una buena estética de la sonrisa.

Carilla de resina

A diferencia de la porcelana, la resina no requiere desgastar los dientes, pero se necesita hacer un pulido para dar espacio a la carilla cuando el diente natural está un ligeramente salido o girado.

Es importante que este procedimiento te lo realices con profesionales de confianza, pues hay odontólogos que desgastan excesivamente los dientes, lo que provoca futuros problemas dentales; tal como una mayor sensibilidad dental o propensión a sufrir afecciones gingivales y periodontales. Puedes comunicarte con nosotros si tienes alguna duda sobre este procedimiento. Pide una cita llamando al 985 35 07 14.